Pan del agua

Julio Martín Pavón

Entrevista a Nicolás Porello sobre Pan del agua, trabajo documental alrededor de Germán, un palanquero que compra pescados en las costas de Punta Lara y Berisso, y los vende en barrios de la ciudad de La Plata.

El trabajo fue presentado en la Galeria NOVA en junio del 2019: http://bit.ly/2KLuGE4

El viernes 28/6 la galería de NOVA fue testigo de una fiesta particular con la muestra Pan del agua de Nicolás Porello.

El trabajo documental de Nicolás pone de relieve la vida alrededor del circuito del pescado en las costas de Berisso,Punta Lara y los barrios periféricos. El seguimiento de German, palanquero que compra y vende los pescados, es el canal a través del cual se hacen visibles toda una serie de elementos propios de la cultura de comunidades de nuestra región.

El papel que cumple en su sentido documental es el de resignificar social y culturalmente un bien de consumo. La imagen de un arroyo nocturno, otra de pescados destripados y el reflejo de German en un charco de agua, son la metáfora que abre el juego al resto de la muestra, retratando las acciones y personajes que se cruzan en su camino.

La exposición no solo fue un muestrario de fotos sino que recreo el clima de la costa y los barrios, con La Nueva Estrella de La Plata tocando polca paraguaya y chamamé, y las historias y anécdotas que surgen en el trayecto del pescado, contados en primera persona por ese sujeto mítico del reflejo en un charco, del 3cv y la conservadora, corriendo al costado de la ruta con el torso desnudo y vaya uno a saber en busca de que cosa.

¿Cómo empezó el trabajo con Germán?

Un día estaba entrando mi citroën en la cochera y frenó un auto. Se bajó un tipo, se me vino encima y me empezó a contar que tenía muchos citroenes 3CV en la casa, que los vecinos los denunciaron porque tenía ocupadas las veredas y que entonces los estaba desarmando y vendía las piezas. Me estaba ofreciendo ir a su casa a buscar repuestos. Yo estaba preparando un viaje y me faltaban cosas para el auto así que fui a visitarlo.

Dentro de todo lo que me había contado había dicho que era palanquero, compraba pescados y los vendía en barrios. Esperando encontrarme con una camioneta con equipo de frio y autoparlante (algo que ya había visto antes) me encontré con que hacía los repartos en uno de sus citroenes. Cargaba la mercadería en una especie de conservadora, les agregaba hielo y así la repartía; no me lo esperaba. En la charla no paraba de contarme historias de sus idas a comprar los pescados a la costa y de sus viajes a los barrios. Me pinto un escenario alucinante, un universo cargado de cosas. Le compre repuestos que necesitaba y me fui de viaje.

Cuando volví decidí ir a visitarlo y así comenzamos una amistad. Iba a su casa y charlábamos de los citroën y de sus actividades. Ahí empecé a pensar que podría haber un proyecto detrás de ese mundo que me pintaba. Un día, habiendo pasado un año y medio de haberlo conocido, fui a su casa pensando en comenzar un registro fotográfico, le pregunte si el sábado siguiente salía a vender. Me dijo que no porque tenía el auto roto, yo le propuse de salir en el mío, lleve una cámara y ese día salimos. Le deje que manejara él, le quite la capota al auto y empecé a disparar la cámara. En 15 minutos estábamos en Punta Lara en la casa de Miguel, un casero de uno de los pescadores, le compramos pescados. En media hora estábamos en barrio futuro, un barrio boliviano. A treinta cuadras de ahí fuimos a un barrio paraguayo. En cuestión de minutos parecía que cambiábamos de país.

Con esa salida comenzó el proceso de documentación y tuvo una continuidad. Por lo general salía con ellos los fines de semana y en la semana analizaba las tomas. De esa manera identificaba cosas que iban apareciendo y lo que tenía potencial. Entonces para la próxima vez ya iba pensando en eso. Así termine con un acopio de más de 5.000 fotos.

 

Frente a la magnitud del registro ¿Cómo fue el proceso de selección temática y estética de la muestra?

El proyecto fue variando en su contenido. Tiene muchas aristas y cada una de ellas merece una exploración. Todo lo que sucede en la vida de los barrios y la cultura tan arraigada de sus vecinos, los pescadores, que son familias de varias generaciones que se dedican a esa actividad con toda su riqueza, la propia vida de Germán llena de cosas para contar, etc. En ese acopio empecé a buscar un encuadre, un foco y fue apareciendo la historia que terminó colgada en NOVA. Del análisis constante se fueron desprendiendo imágenes con mayor potencia, que fueron construyendo el relato y definiendo ese universo que quería mostrar.

Creo que se trata de todo lo que sucede alrededor de la venta del pescado en la ciudad de La Plata. Podríamos decir que es la ruta del pescado y Germán es la metonimia que permite mostrar ese universo. El pescado como generador de posibilidades y todo eso atravesado por él, que une todas las partes, como productor constante de eventos y de trabajo.

 

Hay una imagen muy particular de Germán corriendo por la ruta ¿Qué crees que aporta a la serie?

El día de la inauguración una persona me pregunto qué tenía que ver la foto de Germán corriendo de espaldas. Le plantee que construyamos en conjunto la respuesta, que no servía de nada que le de mi interpretación, así que con él y las demás personas que estaban ahí construimos un significado. Creo que la foto hace eso, le permite a la serie preguntarnos otras cosas, abrir puertas y nuevas posibilidades. Germán corriendo con el torso desnudo, en la ruta, a contramano y en dirección al río. Creo que la vida de él se podría contar a partir de esa foto.

La verdadera historia es que un día veníamos por la ruta yendo a uno de los barrios y Germán freno bruscamente, tiró el auto a la banquina y se bajo. Había visto un lagarto muerto al costado de la ruta. Bajo del auto y comenzó a correr en contramano. Con el lagarto en la mano comenzó a gritar: ¡Mira Nico, un lagarto! No me imaginaba para qué lo juntaba. Cuando llegamos a uno de los barrios se lo termino vendiendo a un paraguayo. Germán siempre ve oportunidades, formas de subsistir, de ganarse la vida, está pensando continuamente en eso y es lo que lo mantiene vivo. Esa forma es la que utiliza para ganarse la vida, totalmente improvisada y poco previsible para un otro. Esa foto significa y condensa todo eso: corriendo con el torso desnudo, casi sin ropa y a contramano como una metáfora de su vida respecto a lo estipulado.

Finalmente, en la inauguración sucedió algo muy interesante, que en algún punto me hizo sentir tranquilo: Germán, fiel a su estilo, no llegaba a NOVA, me mandaba audios diciendo que ya llegaba pero no aparecía y se generó cierta expectativa. Cuando realmente llegó, la gente se comenzó a codear y decían: “llegó Germán, ahí vino Germán”. Ya lo reconocían, entraba al lugar una estrella de cine o un rocker. La obra construyo un personaje y en ese personaje se ve todo el universo que condensa la muestra.